¿Quiénes hacemos la tienda de Arrels?


Las personas del taller de Arrels La Troballa

Sentirse útil es muy importante e invertir tu tiempo en lo que crees útil también. Con este objetivo se creó en el año 2001 el taller de Arrels, por donde han pasado más de 300 personas con sus historias de vida en la calle.
Cada producto es único y hecho a mano, con sus pequeños defectos y su autenticidad, como cada una de las personas que los fabrican.
La elaboración de manualidades de forma conjunta con otros compañeros, además, sirve para trabajar habilidades sociales y personales como la confianza, el respeto y la convivencia.

IMG_9902

“Vengo al taller a trabajar, cuando acabo un producto y veo que ha quedado bien me siento feliz y orgulloso, el taller es como mi familia.”
Alí, muchos años de vida en la calle.

 

IMG_9930

“El taller me hace sentir útil y activo, me ayuda a no pensar tanto. Lo que más me satisface es que reconozcan lo que hago.”
Valerio, 8 años de vida en la calle.

 

Miquel Fuster

IMG_8812

Miquel Fuster nació y creció en Barcelona, ​​desde muy pequeño se enamoró del dibujo, una afición que pronto se convirtió en su profesión. Con 16 años entró como aprendiz en la editorial Bruguera y, posteriormente, se incorporó a la agencia Selecciones Ilustradas. Una ruptura sentimental, un incendio en su casa y la decadencia del sector del cómic en el que trabajaba provocó un giro en su vida y fue entonces cuando comenzaron los 15 años de vida en la calle.
En 2003 Miguel conoció unos voluntarios del equipo de calle de Arrels y, después de muchos intentos, consiguió dejar el alcohol y ahora vive en un piso y ha recuperado su autonomía. Ha escrito y dibujado cuatro cómics que cuentan su experiencia de vida en la calle, desde hace unos años escribe en su blog y colabora con Arrels en diferentes actividades apoyando la causa #nadiedurmiendoenlacalle.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *