Manuel

Manuel

"Tengo una ruta hecha para poder comer y dormir"

Manuel
Medio año viviendo en la calle.

“Tengo 52 años y he sido panadero 30 años; trabajaba entre 10 y 12 horas al día hasta que me quedé sin trabajo y se acabó el paro. Estaba de deudas hasta arriba y tuve que malvender mi piso. En agosto empecé a vivir en la calle. Los voluntarios del equipo de calle de Arrels me conocieron en el cajero en el que dormía; llevaba 10 días sin ducharme y desde entonces me ducho aquí. Hace poco que estoy en una habitación.

No sabía nada sobre cómo vivir en la calle. Los primeros días no me veía capaz de soportarlo, incluso fui a la policía para pedir que me detuvieran y poder dormir bajo techo. Piensas en tirar una piedra a un escaparate para pasar la noche en comisaría, pero no lo hice.

Poco a poco, gracias a otros compañeros, vas conociendo los sitios en los que te ayudan. Están lejos pero ya tengo una ruta hecha. Por la mañana voy a desayunar a Arrels o a otro sitio del Raval. Después voy a comer a la zona alta de Barcelona. Caminando. Tardo una hora y pico en llegar. Como y regreso de nuevo caminando a Arrels. Si llego antes de que abran espero sentado en un parque. He aprendido que los jueves en tal lugar dan bocadillos y que los viernes por la noche ofrecen café caliente en la plaza Catalunya.

No me gusta colarme en el metro. Un día, un chico me dio una tarjeta de metro con tres viajes; fue una alegría, ahorras tiempo y no te cansas tanto. Hay que llegar a tiempo o te quedas sin comer. Es desagradable vivir de esta manera.

He salido adelante gracias a la solidaridad de los compañeros de la calle. Una vez estuve enfermo de neumonía y menos mal que uno de ellos llamó a la ambulancia; pasé diez días en el hospital.

¿El futuro? Espero tener la suerte de cobrar algo, por lo menos para no tener que ir buscando tabaco por la calle.”

Puedes saber lo que significa una llave para Manuel en este  vídeo.